FUNCIONAMIENTO DE LA ULA AFECTADO POR RECONDUCCIÓN PRESUPUESTARIA

*** Para el 2010 la cuota presupuestaria asignada por el Ejecutivo Nacional se ubica en un monto que supera los 799 millones bolívares, monto que no contempla el porcentaje inflacionario desde el año 2007 

Sólo consecuencias deja la repetición del presupuesto de la Universidad de Los Andes para el 2010, diversos sectores de la institución se han pronunciado ante la afectación de actividades académicas, administrativas, culturales, de investigación y extensión que no disponen de los recursos necesarios para ofertar ante la comunidad universitaria y general sus opciones.

La elaboración del proyecto de presupuesto está a cargo de profesionales en la materia, quienes abordan de manera especial el tema financiero a ejecutar por la administración universitaria en el venidero ejercicio económico de la ULA, en tal sentido, la profesora Marlene Peñaloza, directora de Presupuesto, explicó lo relacionado con la conformación del instrumento que permite al Ejecutivo Nacional la asignación de la cuota para el próximo año.

“El presupuesto de gasto de la Universidad de Los Andes para el ejercicio económico financiero 2010, está constituido por el aporte del Ejecutivo Nacional que se ubica en 706.738.627 bolívares, además de las contribuciones del sector privado, es decir, Fonprula y Fonjutraula, quienes entregan recursos institucionales propios, así como el saldo inicial de caja relacionado con la Dirección de Fomento y Faces a través del convenio ULA-BCV, para un total de recursos presupuestarios que se ubican en 799.509.602 bolívares”.

La Directora de Presupuesto de la ULA, explicó también que el Ejecutivo Nacional mantiene el aporte del ejercicio económico financiero del año 2009, ya que con esos recursos sólo puede garantizarse la nómina del personal universitario, afectando críticamente el funcionamiento de las dependencias y la evolución mínima indispensable de proyectos universitarios.

Marlene Peñaloza, dijo que los aportes estatutarios de los fondos de pensiones y jubilaciones contribuyen parcialmente a los gastos institucionales para esos mismos conceptos, mientras que el fondo del personal docente y de investigación contribuye, adicionalmente, al HCM de sus afiliados. “En razón del escaso aporte del Ejecutivo Nacional, ha sido necesario ajustar metas y objetivos de la institución, sacrificando, entre otros, nuevos programas académicos, la atención adecuada para la aplicación de la Ley del Servicio Comunitario y la demanda de servicios estudiantiles, entre ellos comedor, transporte, incremento de estudiantes becarios y, sobre todo, la expansión matricular”.

Explicó además que la cuota de presupuesto ULA 2010 no incluye el crecimiento natural de la nómina, ascenso del personal docente, variación de la antigüedad del personal, premio estímulo y escala de jubilados del personal ATO correspondiente a los años 2009-2010, recursos para ingreso de nuevo personal docente y ATO en unidades académicas que no podrán ser atendidas, lo cual conduce al deterioro del proceso enseñanza-aprendizaje, toda vez que el número de estudiantes en las aulas de clases es mayor debido al incremento de la matrícula.

Consecuencias de la repetición presupuestaria
- Bono vacacional y aguinaldo previstos con base en 80 días.

-  Funcionamiento previsiones para gastos a los niveles del año 2007, sin variación del índice de precios, con un  tipo de cambio ubicado en 2,15 Bs. por dólar y la alícuota impositiva del IVA en 12 por ciento.

-  No existe asignación para el crecimiento y el equipamiento de las unidades académicas, administrativas y de servicio, a pesar de que se mantienen las metas de expansión matricular.

-  No contempla recursos para enfrentar crecimiento de costos ni para la expansión de la planta física considerados en el Plan Maestro de Planta Física de la Universidad de Los Andes.

Por ser la cuota presupuestaria programada para el 2010
igual a la recibida en el año 2009, ésta no incluye:
- Crecimiento natural de la nómina 2009-2010.
- Gastos de funcionamiento.
- Servicios estudiantiles.
- Normas de homologación 2008-2009, menos su incidencia en el bono vacacional, aguinaldo, aportes institucionales, acuerdo federativo, 8.5 y fideicomiso.
- Estimaciones para cubrir concepto de normativa laboral: prima por hogar del personal administrativo, bono familiar del personal obrero, bono salud del personal administrativo, diferencia prima por hijo del personal obrero y prima de grado académico del personal administrativo y obrero.
- La recurrencia de recursos asignados por la OPSU para las preparadurías, prestaciones sociales nuevo régimen y días complementarios.
- Los recursos requeridos para la aplicación de la Ley de Personas con Discapacidad, Ley de Servicio Comunitario y Ley Orgánica de Prevención y Condiciones y Medio Ambiente de Trabajo.
- Recurrencia aprobada por la OPSU para la reposición de cargos. Continuidad laboral de los obreros del Comedor Liria, según oficio de fecha 09-02-2009 suscrito por el director de la OPSU.
- Recursos para cancelar la deuda con los trabajadores referidos a las apelaciones del proceso de evaluación del desempeño junto con su retroactivo 2006-2007-2008. Cambio de dedicación medio tiempo a tiempo completo que se dieron en el proceso mencionado.

24 horas para la entrega: la historia se repite
El día jueves primero de octubre de 2009, llegó un fax al Rectorado donde informaban desde la OPSU que la cuota presupuestaria de la ULA estaba próxima a llegar, y advertían estar atentos para cuando llegase porque traería consigo los lineamientos respectivos para la elaboración del presupuesto 2010. El sábado 3 de octubre a las 7 de la noche, llegó la cuota presupuestaria con un presupuesto repetido, es decir, el mismo de enero de 2007-2008-2009, sin variaciones: La sorpresa es que el instructivo llega el domingo en horas del mediodía.

Del domingo 4 de octubre al lunes 5, cuando se realizaría el Consejo Universitario, sólo le separaban 24 horas de una historia que se repite, porque el máximo organismo disponía de ocho horas para aceptar la cuota presupuestaria asignada por el Gobierno Nacional, por tanto, la presión marcó la pauta para que el Vicerrector Administrativo, la Directora de Presupuesto y los técnicos especialistas en el tema, abordaron la situación, pero con la inquietud de saber el destino de los recursos que faltaban, pues para el 2010 queda nuevamente por fuera lo previsto para cumplir con lo adeudado. Expresado de la siguiente manera: 6 millardos de bolívares correspondiente a la contratación del año 2006; un millardo trescientos para los obreros del Comedor Liria; dos mil millones de bolívares procedentes del acta firmada por el Secretario General de Soula, además de las comunicaciones enviadas desde la OPSU a Siprula donde indican “inclúyalo en el presupuesto”.

Cambio de fecha y en el camino arreglamos
Ante la premura, autoridades universitarias y el personal técnico de la Dirección de Presupuesto constantemente afirmaban si el presupuesto está repetido, y el instructivo indica que se haga todo igual al año anterior, cómo se cancelará a las 80 personas que trabajan en el comedor universitario, según lista firmada por el titular de la OPSU, siendo  la respuesta que para el momento no hay cómo responder, pero tampoco lo pueden dejar por fuera.

¿Qué hacer ante esta situación? 
- El rector de la Universidad de Los andes, profesor Mario Bonucci Rossini, opinó que en lo particular desde la institución se hubiese procedido de manera distinta, porque de haber llegado la cuota de presupuesto a inicios del año 2009, seguramente se había hecho una mejor distribución del presupuesto repetido, y seguramente, se había dado una interesante discusión. El problema se presenta porque llega de un día para otro y si no aprobamos el presupuesto los miembros del Consejo Universitario conocen las consecuencias desde el punto de vista legal, y es que el presupuesto se repite cuando no se presenta. Pero desde el punto de vista práctico, si no hay presupuesto no hay cronograma de desembolso y, como consecuencia, no hay dinero para la Universidad de Los Andes.

- Los técnicos de la Dirección de Presupuesto equilibraron un presupuesto deficitario, vamos hacia los cuatro años de repetición del presupuesto, el personal que ascendió en el 2009 no ha podido cobrar, esta es una de las consecuencias de los presupuestos repetidos. Tampoco se ha podido cancelar la titularidad a profesores. Los empleados no han recibido la prima por antigüedad y estos conceptos no se podrán cancelar para el año 2010, lo que significa la acumulación de la deuda en una partida de deudas.

Presupuesto menor con inflación actual
Ante todo este escenario, el profesor Manuel Aranguren, Vicerrector Administrativo de la ULA, indicó que por cuarto año el presupuesto es repetido, a lo que él llama “menor” por ser este igual al de los años 2007-2008-2009, pero con la inflación actual del país.

“Se presentó un presupuesto repetido numéricamente para el año 2010, para funcionar en igualdad de condiciones que el actual año, pero con mayor dificultad”.

“Al Gobierno Nacional no le repetirán su presupuesto”
José María Andérez, Secretario de la Universidad de Los Andes, indicó que pretender decir que aquí no ha pasado nada, y que se ha funcionado con normalidad es demostrar cuando menos  ignorancia. “No creo que al Gobierno Nacional le vayan a repetir el presupuesto para el año 2010, estoy seguro que sufrirá un incremento entre 20 y 30 por ciento, independientemente del precio del petróleo, pero por supuesto con las universidades hay que respetarles el presupuesto”.

Cuando se analizan las actividades desarrolladas en el 2009 en dependencias tan importantes como el Consejo de Desarrollo Científico, Humanístico y Tecnológico, el Consejo de Estudios de Postgrado, la Oficina de Admisión Estudiantil, la Oficina Central de Registros Estudiantiles, naturalmente las facultades y núcleos, puede apreciarse una disminución considerable en las mismas, programas importantes se han reducido o desaparecido por lo que el Secretario invitó a  pasar por estas dependencias donde a su juicio, “se pasa hambre académica”.

- ¿Cuántas personas han venido a la Universidad de Los Andes este año a colaborar con las actividades académicas? ¿Cuántos de nuestros profesores han podido ir al exterior o a otras partes del país en procesos de intercambio académico? ¿Cuántas revistas tenemos paralizadas? El Consejo de Publicaciones tiene más de 140 mil bolívares en libros que se encuentran en las imprentas porque no se han podido pagar. El recorte del 6 por ciento afectó a la Secretaría en más de 850 millones de bolívares, y pretender decir que aquí no ha pasado nada, realmente es un error, sobre todo para un académico. Es necesario invertir en la educación, un país sin una buena educación, jamás podrá alcanzar la libertad y la democracia. Los problemas hay que reconocerlos como son, la Universidad está cercada económicamente, así algunos no lo sientan y otros no quieran reconocerlo. (Yasmira Carrasquero. CNP 12405)

Categorías: