Mesas técnicas concertarán flexibilidad de uso de terrenos de Campo de Oro

De positiva, optimista y promisoria catalogaron las autoridades de la ULA el encuentro con el ministro de vivienda y habitad. (Foto: Lander Altuve)

Es de una gran satisfacción para las autoridades rectorales y decanales de la Universidad de Los Andes, que el gobierno nacional haya reconocido la gesta de un gran problema, con el decreto presidencial de cambio de uso de los terrenos de Campo de Oro.

El rector Mario Bonucci, dijo que tras la visita del Ministro de Poder Popular para la Vivienda y el Hábitat, Héctor Molina, realizada la tarde de este jueves 12 de enero del año en curso, se abrieron las compuertas del entendimiento hacia la solución de los problemas generados y la concreción de los proyectos pautados para ese terreno, que es patrimonio de la ULA.

“El hecho de que tuviéramos la visita del ministro de Hábitat y Vivienda, la del gobernador del estado Mérida, la secretaria general de gobierno, la de un diputado de la Asamblea Nacional, nos indica el interés de evaluar la situación para las respuestas más acertadas en torno al caso de estos terrenos”, dijo.

Bonucci aseveró que el ministro recibió, en detalle, la información de los terrenos que tiene bajo su resguardo la ULA. Conoció de los proyectos pautados en los mismos, como es el caso de Campus Biomédico, que debe tener el impulso financiero del Estado Venezolano por la magnitud de su alcance social, investigativo, académico y asistencial.

“Entendimos que el gobierno está dispuesto a asumir la construcción del Campus Biomédico, que albergará la nueva y necesaria sede de la Facultad de Odontología, el Hospital Materno Infantil, el Instituto de Investigaciones y que además habrá una extensión significativa de este terreno para el desarrollo del conjunto habitacional para los trabajadores universitarios, que también padecen de la carestía de vivienda propia”, refirió.

La Universidad, además de poner a disposición del gobierno otras extensiones de tierras para el desarrollo habitacional, tanto en la zona metropolitana de Mérida, como dentro de sus propiedades territoriales en los municipios de Alberto Adriani y de Tovar, también aportará el personal profesional altamente calificado para la proyección de estos complejos habitacionales.

Flexibilidad

El ministro Héctor Molina, tras culminar un encuentro de casi tres horas en el despacho del rectorado con autoridades universitarias, personal de la Dirección Ingeniería y Mantenimiento de la ULA, Consultoría Jurídica de la ULA y el decano de la Facultad de Odontología, ofreció a los medios regionales y nacionales sus impresiones.

Aseveró que no existe una actitud hostil ni de confrontación entre las partes actuantes en procura de darle el uso a los terrenos de Campo de Oro. Hay una disponibilidad de flexibilización del uso de estos espacios para destinarlo tanto al proyecto físico académico como al desarrollo habitacional.

“Ambos sectores, con la participación y la intermediación del gobierno revolucionario, han manifestado su disposición de flexibilizar posiciones y de evaluar la multiplicidad de uso de estos terrenos”, dijo.

Informó que se acordó la instalación de unas mesas técnicas donde las partes calibrarán la factibilidad de sus aspiraciones, además del compromiso de la Universidad de Los Andes en disponer de su personal calificado para apoyar el resto de los proyectos habitacionales que se pretenden erigir en distintas zonas del estado Mérida, cuyo déficit supera -hoy día- las 86 mil viviendas.

Se acordó también la realización de un Consejo Universitario Ampliado, este miércoles 18 de enero de 2012, a los fines de afinar los pasos de instalación de las referidas mesas de trabajo.

Categorías: