Profesores del área de historia presentaron sus publicaciones en semana del libro del Táchira

Durante una sesión denominada “El libro en la historia regional de Venezuela”, un balance historiográfico”, estuvieron presentes los profesores Yariesa Lugo, Gladys Niño y Omar Contreras en la biblioteca de la ULA Táchira para presentar a estudiantes, docentes y miembros de la comunidad universitaria  sus propias publicaciones en la semana dedicada al libro y al idioma.

Es así que durante esta sesión de presentación de publicaciones se dieron a conocer las obras “Arqueología de la Memoria Escrita. Bibliocidio contra el Libro Becerro de La Grita” de la profesora Yariesa Lugo, el libro sobre  “El espacio geohistórico del Valle de Venegara”  del profesor Omar Contreras y la obra “Los Andes en la Venezuela del Siglo XIX” de la profesora Gladys Niño, momento que aprovecharon los docentes para revisar a grandes rasgos la evolución del libro y de las publicaciones en general y estimular la capacidad investigativa de los estudiantes.

Historia y mitos del Valle de Venegara

En su libro sobre “El espacio geohistórico del Valle de Venegara en los términos y jurisdicción de La Grita”, escrito por el profesor Omar Contreras, docente del departamento de Ciencias Sociales y magister en ciencias de la orientación,  el docente explicó que esta investigación se localiza en la jurisdicción de este valle del municipio Jáuregui, de donde el docente y comunicador es oriundo, y en el cual este docente recogió  los mitos y  leyendas de los antiguos pobladores, así como  la  implantación de la cultura europea, desde la fundación de La Grita, momento en que se establece la repartición de tierras de los aborígenes a los españoles.

Del mismo modo, en la obra se recoge  la llegada de nuevos productos,  animales y los diferentes tipos de comida procedentes de los europeos, así como la implantación de la nueva cultura religiosa, el cristianismo,  y la creación de las iglesias en el valle, entre otros aspectos y sus relaciones con los indígenas y la propiedad de la tierra.

Otra parte de su estudio recoge la llegada de los apellidos existentes en el valle y su origen, en especial, en los sectores del Valle de Venegara,  el de Sabana Grande y el de Llano largo,  en los cuales con familias procedentes de Mérida y de Colombia se van asentando los Aldana, Contreras, Mora, Pernía, Molina y es así como entonces “los habitantes de Venegara son primos de las personas de Sabana Grande y estos a su vez de los de Llano Largo”.

Durante su intervención, el docente hizo muestra de sus dotes y habilidades como comunicador y locutor,  en el momento que recitó un escrito de la introducción de dicha obra en el cual se recoge “cómo fueron cambiando los sonidos en el valle con los cambios de los cultivos, por ejemplo del maíz por el trigo (…) Venegara ha sido un cruce de caminos (…) cómo nos fueron adaptando y cambiando las costumbres con la llegada de la gente que venía del reino de la Nueva Granada”.

En su narración, el docente explicó uno de los mitos que quedaron arraigados en dicha zona, como el de no subir a la cima de un cerro por parte de los indígenas Venegará porque se consideraba la montaña como generadora de rayos, truenos y otras adversidades por lo cual sus habitantes no podían violentar con su llegada dichos espacios, so pena de ser castigados por la madre tierra, como le aconteció a unos jóvenes aborígenes quienes al subir a ésta a buscar “chirlos”, fresas silvestres, fueron castigados con una tormenta durante la cual la tierra se abrió y “se tragó” a los jóvenes por desobedecer dichos mandatos.

Arqueología   sobre El Libro Becerro de La Grita

La profesora Yariesa Lugo Marmignon, durante su intervención explicó el contenido de su investigación plasmada en Arqueología de la Memoria Escrita.Bibliocidio contra el Libro Becerro de La Grita (1657-1829)”, de la cual explicó el proceso de investigación impulsado durante 20 años, desde que comenzó a consultar dicho libro por primera vez, la dificultad en la recolección de datos en virtud que este libro habría sido desmembrado, su conversión en imágenes de las páginas manuscritas que posteriormente fueron fotografiadas y contenidas en un rollo de imágenes y de discos compactos,  la interpretación del idioma y del significado del español usado en la época y de las medidas de longitud, y el final proceso de redacción.

Esta explicación sirvió a la docente para comentar a los estudiantes que gracias al proceso vivido durante la investigación se lograron obtener tres tipos de documentos que, en sí mismo, muestran la evolución del libro y la escritura a lo largo de la historia, como fueron los manuscritos que se registraron en fotografías y el rollo de filminas obtenido, el libro finalmente plasmado en una impresión que fue editada por la Biblioteca de Autores y Temas Tachirenses y los discos compactos que registran también dicha investigación.

La exposición de la docente se convirtió en un interesante ejercicio didáctico en el que la doctora Lugo Marmignon enseñó a los alumnos el lacre que se utilizaba en la antigüedad para el sello de los documentos, la pluma de ganso con la que se ejercía la escritura, las imágenes recogidas en el rollo de fotografías, además de un cuadro o “cartel” en madera elaborado por la misma docente, en el cual se plasma todo el proceso vivido con la investigación y  escritura del libro, en el que están  plasmados los simbolismos inscrustados con distintos materiales en la madera y  que recogen las representaciones  de la energía y del parto vertical que se encontraron en petroglifos elaborados por los indígenas de Seboruco, las antiguas y actuales medidas de longitud utilizadas en el libro de registros –manuscrito- , el acta de la fundación de Bailadores, e incluso un fragmento de la partitura de un réquiem de Mozart.

Por el desmembramiento o “bibliocidio” que habría acontecido en este libro, El Libro Becerro de La Grita, que reposa en el Registro Civil de San Cristóbal, lugar donde se guarda en custodia desde 1947 “esta joya de la memoria, que pertenece al Archivo Histórico de La Grita” según palabras de la autora del estudio y que ha sido su objeto de investigación desde el año de 1982,  es que la docente buscó  hacer un “Requiem por un becerro desollado” en razón que el mismohabría sido descosido y desarticulado.

En otra parte de su intervención la docente mencionó las distintas disciplinas del conocimiento empleadas en su estudio, como la antropología, la psicología  y la historia de las mentalidades e incluso la física cuántica y teórica empleadas para su investigación y escritura, con el objeto de restaurar la memoria colectiva de la época en que se produjo la escritura de dichos manuscritos.

En fuentes consultadas “El Libro Becerro de La Grita (1657-1829)”, es considerado “de naturaleza, contenido jurídico y valor histórico universal que lo promovían a la categoría de libro raro, de joya de la memoria y patrimonio memorial, -a la altura de los becerros, los cartularios y los tumbos de la Europa Medieval”. (*)

 

Los andes venezolanos en el siglo XIX

En la misma sesión sobre libros de historia regional venezolana, fue presentado el libro “Los Andes en la Venezuela del Siglo XIX” por su misma autora, la profesora Gladys Teresa Niño, historiadora con doctorado en el área y experta en temas de archivística.

 

En este  libro, considerado  “una obra vital para conocer las bases de la formación del Estado Nacional a partir de la gesta del Gran Estado Los Andes” (**), su autora, docente del departamento de Ciencias Sociales, recoge el contenido de una investigación con base en fuentes primarias documentales y hemerográficas de los archivos públicos y hemerotecas de los estados Táchira y Mérida, en Caracas y en la ciudad colombiana de San José de Cúcuta. El estudio se centra en la región de Los Andes, vista como un espacio geográfico, humano y diverso, que a finales de 1870 fue objeto de reflexión por parte de una élite intelectual y política, que promovió la unificación de los estados soberanos del Táchira, Mérida y Trujillo en un “'Grande Estado' rico y poderoso".(**)

 

Durante su exposición, la docente habló de los largos años de consultas realizados en distintos archivos en la búsqueda de los documentos para sustentar esta obra de la historiografía regional, inquietud que comenzó a tejer desde su participación en el VIII coloquio de historia regional y local de 1991 realizado en el oriente venezolano.

 

En el proceso de recolección de información para la elaboración de esta obra, la acuciosa docente consultó libros entre los  siglos XVII y XIX, entre ellos obras que pertenecían al antiguo Seminario de San Buenaventura del cual surgió posteriormente la ULA y que conllevó 4 años de estudios en los archivos del Táchira, Mérida y Trujillo y en los que se revisaron 50 documentos de los cuales la mitad están plasmados en el libro.

 

En el resumen de la obra expuesta por la docente, se revisan los acontecimientos de la época de Guzmán Blanco  en la que se decidió crear este gran estado de Los Andes con la visión del control de los recursos  económicos surgidos en dicho momento en este territorio, así como para el control de los caudillos andinos presentes en el momento “quienes eran muy rebeldes”.

 

La actividad fue organizada por la dirección de la Biblioteca Luis Beltrán Prieto Figueroa, a cargo de la licenciada Ada Marina Nava y contó con la moderación del licenciado Néstor Jaimes, responsable de la Sala de Computación.

Texto y fotografías: Marlene Otero S. / Oficina de Prensa ULA Táchira

 

(*)Tomado de:http://servidor-opsu.tach.ula.ve/revistas/temistocles/nro3/arqueologia.htm)

 

 (**) Tomado de: http://www.prensa.ula.ve/2013/07/22/los-andes-en-la-venezuela-del-siglo-...